Programa nacional de autopistas

Con un presupuesto superior a los US $ 8.000 millones, el nuevo Programa Nacional de Autopistas del Gobierno de la República del Ecuador considera la ejecución de proyectos singulares como: Santo Domingo-Esmeraldas, Santo Domingo – Guayaquil y Huaquillas – Río Siete. En este sentido, se asegura la movilidad en el país dentro del ámbito de un minucioso Plan Estratégico de Movilidad planificado responsablemente con un horizonte próximo al año 2037.

El interés del Gobierno ecuatoriano pasa por combinar los métodos tradicionales de promoción y dotación de nuevas infraestructuras y servicios públicos con la participación del sector privado nacional e internacional. Para ello ha establecido un programa de PPP a través de contratos de concesión, estructurados técnica y financieramente con el fin de establecer un grado de madurez óptimo como paso previo al lanzamiento del proceso de selección y adjudicación final.

En horizonte más próximo, a partir del segundo semestre del presente año, dará comienzo el procedimiento de contratación del contrato de concesión de la vía Santo Domingo – Esmeraldas; resultando ser la primera autopista de nueva generación del Ecuador, en la que el Gobierno comprometerá una inversión aproximada de US $ 800 millones.

El proyecto vial de alta capacidad está compuesto de 178 km que soportarán un tráfico de en torno a los y se divide en dos tramos: Santo Domingo – Quinindé (88 km) y Quinindé – “Y” del León (90 km), en pavimento rígido y asfalto flexible, respectivamente.

El plazo de ejecución de las obras está planificado en aproximadamente 30 meses, considerándose un plazo global de concesión de 30 años.

La infraestructura contará con cuatro estaciones de peaje, además se le otorgarán al futuro adjudicatario unos ingresos complementados por un pago por disponibilidad anual en función de la calidad del servicio prestado y una aportación inicial del Estado, con el fin de lograr una atractiva rentabilidad, tanto financiera para el inversionista, como social para la ciudadanía en su conjunto.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *