Imprimir Enviar

UNA HERENCIA INDÍGENA

Luz María de la Torre Amaguana es una académica de renombre, cuya investigación, escritos y enseñanzas están influenciados por su punto de vista y experiencias únicas como una mujer indígena.

Luz María nació y se crió en la ciudad de Otavalo, una ciudad mayoritariamente indígena, en la Provincia de Imbabura de la sierra andina de Ecuador y completó sus estudios de licenciatura en lingüística aplicada en la Universidad Católica de Ecuador. “En 1979, la Universidad Católica ofreció a algunos de nosotros becas para estudiar en la Sorbona en Francia”, explicó Luz María. “Ambas escuelas querían integrar un grupo de estudiantes indígenas en su programa de lingüística. Y algunos de nosotros también tuvimos la oportunidad de trabajar en el centro para la educación indígena.” Luego, Luz María también obtuvo su grado de maestría en ciencias políticas en la Facultad de Ciencias Sociales (FLASCO).

Su pasión por los derechos indígenas y su liderazgo la han llevado a vivir una vida de grandes logros. Ella trabajó en la ahora cerrada Escuela de Estudio de Campo en Ecuador del Programa de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Estatal de Arizona y fue profesora de quichua de la Universidad de Trent en Canadá. También ha enseñado temas indígenas en la Escuela Española de Middlebury, y durante los últimos 6 años ha estado dando conferencias en el Departamento de Español y Portugués y el Instituto Latinoamericano de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA). Cuando se le preguntó sobre sus planes para el futuro, dijo, “esa es una buena pregunta a la que no tengo una respuesta, porque mi vida ha sido un viaje asombroso e imprevisto.”


Además de sus experiencias de trabajo en las universidades, también ha sido asesora para UNICEF, la UNESCO, las Naciones Unidas, el Ministro de Asuntos Exteriores de Ecuador y otras organizaciones internacionales. También fue nombrada presidenta del Consejo Nacional de Mujeres Indígenas del Ecuador.

Luz María nos dice que sólo recientemente se ha comenzado a aceptar a las personas indígenas. “El aceptar y examinar nuestra cultura y tradiciones ha ayudado a recuperar nuestro orgullo como comunidad, nos caracteriza y nos ha permitido ser reconocidos en todo el mundo. ”
Sus publicaciones abarcan desde diccionarios bilingües español/quichua a libros y artículos sobre temas sociopolíticos, económicos y feministas. Cada uno demuestra su compromiso de luchar por el progreso, el mejoramiento y el desarrollo sostenible de una sociedad más justa para las comunidades indígenas.