Imprimir Enviar

UN SUEÑO QUE LA LLEVÓ AL ÉXITO

La ecuatoriana Martha Sola-Visner, MD es una destacada investigadora y médico en el Departamento de Pediatría de la Escuela de Medicina de Harvard, específicamente en la División de Medicina de recién nacidos en el Hospital de Niños de Boston.

Originalmente de Guayaquil, Ecuador, Marta recuerda con gran emoción el sueño que la llevó a Boston, Massachusetts, y cómo su determinación y curiosidad médica le permitieron ayudar a personas y salvar vidas.

Martha, una experta en Medicina para recién nacidos, atribuye sus logros actuales a un programa de formación internacional hace 20 años entre la Escuela de la Universidad Católica Santiago de Guayaquil de Medicina y el Hospital Jackson Memorial de la Universidad de Miami. “Si se piensa en ello, fue un programa internacional de formación simple que sólo duró 8 meses, pero hizo nacer mí una pasión increíble que todavía tengo”, explica Martha.

Martha es una investigadora apasionada, certificada como pediatra en la especialidad de Medicina Neonatal-Perinatal, un adiestramiento que en 2007 la llevó a la Escuela de Medicina de Harvard y a la División de Medicina del recién nacido en el Hospital de Niños de Boston. “Tengo la suerte de trabajar en una institución increíble, que tiene grandes recursos y es un líder mundial de la investigación”, explicó. “Me paso el 75% de mi tiempo en la investigación y otro el 25% trabajo con pacientes de cuidado intensivo”.

Además, Martha indicó que ha trabajado proveyendo atención médica a pacientes necesitados, y ha donado suministros médicos muy necesarios a organizaciones de salud en Ecuador. También dijo que, si se le acercan a pedir apoyo a comunidades necesitadas en Ecuador, que estaría más que feliz de ofrecer su experiencia médica a alguna organización.

A pesar de todo su éxito en los Estados Unidos, para Martha, es importante que sus dos niños mantengan su identidad ecuatoriana. “Mi marido y yo hacemos una prioridad viajar a Ecuador una vez al año”, explicó. “A los niños les encanta, no sólo porque están con la familia, sino también porque consiguen experimentar otras regiones del Ecuador, como las Islas Galápagos, la selva amazónica, y Quito, entre muchos más.”