Imprimir Enviar

TATIANA MACKLIFF—LOS BENEFICIOS DE SER UN CIUDADANO DEL MUNDO

Tatiana Mackliff es la directora ejecutiva del programa de Educación Internacional en Miami Dade College, en donde su rol instrumental es servir de enlace para los estudiantes que quieran hacer intercambio a otros países. Nacida en Nueva York de padres ecuatorianos, Tatiana se mudó al Ecuador cuando tenía solo 10 años y fue ahí cuando entendió el valor de sus raíces.

Tatiana dijo que mudarse a Ecuador fue una de las mejores experiencias de aprendizaje en su vida. “Mientras estuve viviendo allí, aprendí a hablar español, conocí más sobre mi cultura y descubrí mis valores y principios—algo que me formó a una edad muy temprana”.

Estuvo 15 años viviendo en Ecuador y durante ese tiempo decidió cursar sus estudios de bachillerato con un enfoque en Administración de Empresas en la Universidad de Especialidades Espíritu Santo de Guayaquil. Su primer trabajo luego de graduarse fue en el Cónsul Británico en Ecuador, en donde manejó los Chevening Awards, una beca del Gobierno Británico que ayuda a talentosos estudiantes graduados ecuatorianos a que estudien en instituciones prestigiosas en el Reino Unido.

Tatiana se mudó de Ecuador a lugares como Miami, Nueva York e inclusive hasta Washington, D.C. para continuar sus estudios académicos y su carrera profesional. En el 2002, se unió al equipo del Instituto de Educación Internacional para comenzar a trabajar con un programa del Departamento de Estado llamado Fullbright.

El programa consistía en apoyar a los estudiantes que llegaran a los Estados Unidos recién graduados y a los maestros de grado primario hasta cuarto año. Tatiana logró presenciar cómo los ecuatorianos graduados tenían una experiencia de crecimiento profesional gracias al programa de becas. “Los estudiantes egresados del Programa de Fullbright ocupan posiciones importantes en el sector privado y público en Ecuador”, detalló Tatiana.

“Tener un educación internacional no es un lujo, de hecho, la persona que lo posee debe ser competente en el mercado laboral para poder explotar los beneficios de tenerlo”, añadió Tatiana. Las instituciones académicas deben tener como prioridad la formación de ciudadanos globales, y de esa manera incluir programas en su currículo que reflejen los cambios de la globalización de la economía, el surgimiento de las poblaciones diversas, y los avances tecnológico.

Tatiana enfatiza que el poseer educación global no necesariamente implica invertir dinero en estudiar fuera del país. Si una persona quiere aprender sobre cómo convertirse en ciudadano del mundo tiene opciones: unirse a grupos de otras culturas en su comunidad, acudir a recursos informativos disponibles en línea e interactuar con personas de otra nacionalidad. Además dijo que los estudiantes deben buscar, buscar, y buscar más oportunidades de becas que hay disponibles para que puedan estudiar fuera del país y así vivan en carne propia lo que simboliza ser un ciudadano del mundo.