Imprimir Enviar

MARIA PATRICIA CORRALES – VOCES HISPANAS DE WASHINGTON, DC.

Originaria de Latacunga, provincia de Cotopaxi, Ecuador, Maria Patricia Corrales Peñafiel llegó al área de Washington, DC por primera vez en 1981, con el propósito de aprender ingles y así poder continuar sus estudios de psicología que había iniciado en Ecuador en la Universidad Católica de Guayaquil.

Después de haber logrado tener el nivel de ingles que necesitaba, María Patricia se enteró que la Universidad de Georgetown, donde planeaba continuar sus estudios de maestría, no reconocía una porción importante de los estudios que ya había estudiado en Ecuador. Pero esta situación no la detuvo. “Estaba enamorada del país y del área de Washington, D.C.” dice María Patricia.

Durante el tiempo que María Patricia había estado en Washington, D.C., se había dado cuenta de las muchas necesidades que existían en la comunidad Hispana local. Fue entonces que María empezó a darse cuenta de lo que ella podía hacer y lograr en esta comunidad.

“La comunidad hispana de D.C. tenia mucha necesidad de asistencia legal, traducciones y liderazgo comunitario”, recuerda Maria Patricia. “ Me di cuenta que podía crecer personalmente con mis propios esfuerzos e ideas.”

María Patricia comenzó trabajando de cajera en una zapatería, propiedad de una familia ecuatoriana. Cuando su ingles mejoró aun más, comenzó a trabajar como asistente legal en un despacho de abogados, donde tuvo la oportunidad de acercarse aun más a la comunidad Hispana del área, puesto que parte de su trabajo envolvía asesorar a inmigrantes hispanos a como declarar sus impuestos y usarlos como constancia presencial—lo cual fue útil para muchos durante la amnistía migratoria de 1986.

Aunque María Patricia había permanecido legalmente en el país, una tecnicidad de la ley le permitió obtener su residencia bajo amnistía que ofreció el Presidente Reagan.

En 1987, María Patricia conoció a Eduardo Pardomo, quien lideraba el Festival Hispano de D.C. Durante el siguiente par de años, María Patricia ayudó al Sr. Pardomo a organizar el festival, que “servía como una puerta para el turismo y la economía de la ciudad”, dice Maria Patricia. “ La comunidad era muy pequeña, pero el festival atraía gente de New York, Pensilvania y contaba con un presupuesto de casi un millón de dólares en aquel entonces.”

Después de estar ausente de su vida profesional—para poder atender a sus hijos—María Patricia reanudó actividades como la Presidenta de la Asociación Hispana de Constructores de Washington, D.C., donde desde entonces se dedica a dar apoyo logístico y político a los miembros de la asociación, con la meta de que el gobierno también tome en cuenta a las compañías pequeñas hispanas en licitaciones grandes del gobierno. Actualmente, esta asociación esta abogando para que construya un nuevo campo de futbol en Washington, D.C. y que se tome en cuenta a las muchas compañías hispanas pequeñas y de mediano tamaño para que sean coparticipes del trabajo que se genere.

En el 2011, María Patricia regresó al Festiva Hispano—que hora se llama Fiesta DC—como presidenta de la organización. Como parte de sus logros recientes, ha logrado que el festival vuelva al centro de la ciudad, el cual se efectúa en las calles Pennsylvania y Constitution.

“Fiesta DC es uno de los festivales que más atrae a la gente” , Dice María Patricia. “ Actualmente tenemos entre 120,000 y 130,300 personas que vienen al evento. Hemos tenido cero incidentes lo cual nos ayuda a poder obtener los permisos del Departamento de Seguridad Nacional para poder realizar este festival en el corazón de la capital estadounidense.”

Así mismo, María Patricia dice que realizar este festival muestra a los políticos que la comunidad hispana es joven y sigue floreciendo, que aporta cultural y económicamente a la sociedad y que sobretodo necesita una voz.

En el 2008, María Patricia también sirvió como comisionada de Organización Hispana para el Liderazgo y el Logro bajo la administración del Presidente Barack Obama.