Imprimir Enviar

El Amazonas: Dejando su huella en los EEUU

Scott Strobel, profesor de biofísica y bioquímica de la Universidad de Yale, buscaba enseñar a sus estudiantes sobre la biodiversidad y a experimentar la biología a través de la comprensión de la química. Por esta razón, hace seis años, diseñó un curso que ofrece a los estudiantes la oportunidad de experimentar la biodiversidad. El Amazonas, como uno de los lugares con mayor biodiversidad en el mundo, resultó ser el lugar perfecto.

“Escogimos al Ecuador por dos razones. Primero por el Bosque Nacional Yasuní, que es de todos los “hotspots”, el lugar más biodiverso en América Latina, y segundo por la facilidad para transportarse entre los diferentes tipos de bosques. Es cómodo moverse de un bosque seco a un bosque nublado y luego a la selva “, explicó el Dr. Strobel.

En su curso titulado “Rainforest Expedition and Laboratory” (REAL), el Dr. Strobel lleva a los estudiantes a la Amazonía ecuatoriana durante dos semanas para identificar microorganismos y explorar sus componentes nutricionales y de salud. Estos estudiantes, en vez de escuchar sobre la ciencia, tienen la oportunidad de desarrollar verdaderos proyectos de investigación que tienen un impacto mundial.

“Buscamos la diversidad microbiana asociada a la diversidad botánica de las plantas en el Ecuador”, explica el Dr. Strobel. “Es una oportunidad de conocer la selva y la cultura en Ecuador, trabajar con su increíble biodiversidad y tratar de encontrar soluciones a difíciles problemas de [salud].”

Según la descripción del curso, durante los primeros cuatro años del proyecto, unos 70 estudiantes han aislado cientos de microbios, alrededor del 10 por ciento de los cuales son nuevos a nivel de género. Strobel y sus estudiantes han dado nombres científicos a algunos de los organismos y han publicado trabajos en varias revistas.

Pero, tal vez el aspecto más importante de esta clase que más que el estudio de la teoría de la ciencia, le permite a los estudiantes explorar las maravillas del mundo, mientras que desarrollan sus instintos científicos.

“Este es uno de los pocos cursos en la Universidad de Yale en el que un estudiante puede estar involucrados en un proyecto de investigación de principio a fin “, explica Samantha G. Lee, una estudiante de REAL de la Universidad de Yale. “Desde elegir las plantas que recoges en el Ecuador y el desarrollo de un ensayo individual hasta descubrir nuevos productos naturales, el estudiante toma las decisiones sobre su proyecto en cada paso.”

El trabajo de los estudiantes no termina cuando se suben al avión de regreso a los Estados Unidos, sino que a menudo continúan sus investigaciones en los semestres posteriores en Yale, sobre todo tratando de identificar las moléculas responsables de las actividades que se identifican en los organismos que ven en Ecuador .

“Participar en la clase Rainforest Expedition and Laboratory me entusiasmó sobre la investigación de la biología y me introdujo al maravilloso país que es Ecuador”, dijo Sophia Shimer, otra estudiante de REAL de la Universidad de Yale. “Todavía continúo mi investigación en el laboratorio, y me gustó tanto que volví al Ecuador el verano pasado.”

REAL esta basado en colaboración con la Universidad Católica de Ecuador y sus estudiantes. De hecho, los estudiantes de la Universidad Católica, no sólo se unen a los estudiantes de Yale durante la expedición, pero también tienen la oportunidad de venir a los EE.UU. y pasar el tiempo en los laboratorios de la Universidad de Yale.

“La idea es conseguir que estos estudiantes de pregrado se entusiasmen con la investigación y la ciencia en un momento muy formativo de sus carreras”, explica el Dr. Strobel. “El propósito es ayudarles a verse a sí mismos como científicos no como personas que memorizan la información científica.”

Según el Dr. Strobel, la biodiversidad de la Amazonía ecuatoriana brinda la oportunidad a los estudiantes de observar por primera vez nuevos organismos, nuevas especies, nuevos géneros y también oportunidad para hacer descubrimientos.