Imprimir Enviar

ECUADOR ENTRE LOS CINCO PAÍSES MÁS SEGUROS DE AMÉRICA LATINA

Ecuador es el país latinoamericano con el progreso de seguridad más alto desde 2009, según un estudio realizado por la firma encuestadora Gallup.

“El mayor salto fue el de Ecuador, donde los tres indicadores (número de robos, percepción de seguridad, y confianza en la policía) mejoraron considerablemente”, dice el informe de Gallup.

De acuerdo con la agencia de noticias Andes, estos resultados son consistentes con las estadísticas oficiales que muestran una disminución en los delitos en los últimos años De acuerdo con la Organización de los Estados Americanos y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), la tasa de homicidios en Ecuador se ha reducido de manera significativa (12 por 100.000 habitantes en 2012 en comparación a 18 por 100.000 en el 2008) y se encuentra casi la mitad del promedio regional de 22 por cada 100.000 habitantes.

El estudio de Gallup indica que Ecuador ocupa el cuarto lugar entre los cinco países de América Latina con la tasa más alta seguridad en 2013. Según el Índice de Ley y Orden de Gallup para la Seguridad en América Latina–que incluye a 21 países–Ecuador obtuvo 63 puntos de 100, lo que representa 14 puntos de mejora con respecto a años anteriores. Nicaragua, Panamá y Chile lideran la región, seguidos por Ecuador y Uruguay.

El reporte señala que el Presidente Rafael Correa atribuye el éxito de su gobierno en la lucha contra la delincuencia, a la mejora del control de armas, fortalecimiento de la independencia del poder judicial, y esfuerzos en campañas para capturar a los criminales más peligrosos del país. En este sentido, el Presidente Correa promovió un referéndum, en el 2011, destinado a la mejora de la seguridad pública y la administración de justicia.

Durante esta administración, Ecuador ha invertido más de $2,5 mil millones de dólares en seguridad. En el 2014, Ecuador ha comprometido $539 millones que ayudarán a mejorar y sostener estos esfuerzos. Estas inversiones se traducen en entrenamiento para la policía y un mejor equipamiento para las fuerzas armadas, incluyendo aviones, helicópteros y remodelación de submarinos. Los resultados del estudio, que se llevó a cabo entre el 2009 y 2013 y que tiene un 95% de confiabilidad, se basan en entrevistas telefónicas y personales aplicadas a 1.000 personas mayores de 15 años en cada país aproximadamente.